¿Qué es modelo Canvas y para que sirve?

El modelo Canvas es un sistema de organización y regulación al que acuden muchas empresas para optimizar todos sus aspectos internos y la relación con clientes y posibles partners. De manera resumida, puede definirse como una herramienta para analizar y crear modelos de negocio.

Con él, como señalaremos en los beneficios, se identifica claramente, de manera muy visual, cuáles son todos los elementos que afectan al negocio y cómo pueden ir variando los proyectos para resultar más competitivos.

Suscríbete y recibe cada 2 martes información sobre el mundo Startup y negocio.👇

Que es modelo canvas

Beneficios del uso del modelo Canvas

Un primer punto esencial con esta herramienta que echa mano de una metodología muy visual y esto permite un impulso en la creatividad de quienes lo utilizan. A su vez,  con él se pone el foco sobre el negocio desde distintas perspectivas: la parcela comercial, los canales de distribución, la relación con los clientes, el mercado y los posibles aliados y los costes fijos y variables del propio negocio.

Todo esto ofrece como resultado un análisis estratégico que con una sola hoja consigue visualizar todos los elementos clave en la empresa. Se puede utilizar como base para lluvias de ideas, a modo de documento resumen en el que se señale qué es lo esencial en el proyecto y como estructura primigenia a partir de la cual hay que impulsar el crecimiento.

¿Cómo generar un modelo Canvas?

El modelo Canvas nació en el año 2004, de la mano del consultor de negocios Alexander Osterwalder y el profesor de informática Yves Pigneur. Ambos trabajaron conjuntamente en su tesis doctoral para crear este sistema. Finalmente, se consolidó en 2009 gracias al libro Business Model Generation.

En los modelos de este tipo se distinguen nueve elementos y el objetivo es claro, detectar a simple vista la estructura de la organización, su situación financiera y los clientes a los que hay que atraer.

Para ello se separan esos elementos en dos bloques: internos y externos. Los internos son los socios clave, las actividades clave, los recursos clave y la estructura de costes. Los externos son la propuesta de valor, las relaciones con los clientes, el segmento de clientes, los canales y las fuentes de ingresos.

Segmento de clientes

En este punto el propósito es detectar cuáles son las necesidades de los clientes y sus deseos. Para ello hay que empatizar con ellos, ponerse en su piel, sentir lo que ellos sienten y encontrar los beneficios que puede aportar el producto o servicio ofrecido.

Propuesta de valor

Aquí radica una de las piezas más importantes en el modelo Canvas. Se denomina propuesta de valor, pero también ventaja competitiva. Es ese hecho diferencial que va a animar a los clientes a consumir un producto o servicio determinado y no otro. La propuesta de valor, por tanto, hay que vincularla a condicionantes como las alianzas empresariales, la entrega del producto o servicio, la imagen de marca, etc.

Canales

Un paso lógico en toda interrelación con clientes es hacerles llegar los productos o los servicios. Ahí aparecen los canales, los medios de distribución. Habrá que responder a preguntas como cuáles son esos canales y cómo funcionan, así como el nivel de rentabilidad de cada uno de ellos o la posibilidad de incluirlos en el proyecto.

Relación con los clientes

El propio nombre dictamina en qué consiste este paso. La interacción con los clientes es vital para que la relación sea más fluida. Así, cuando más amplia sea la base de clientes, más importante es dividirlos en varios grupos objetivo.

No todos los clientes tienen las mismas necesidades ni son accesibles desde los mismos canales. Todo esto, además de las necesidades y los deseos, se ponen de manifiesto en este punto, buscando siempre una relación cercana y adaptada a sus demandas.

Flujo de ingresos

Los ingresos son la traducción de la monetización de la propuesta de valor. Estructurar esta partida, junto con la de los costes, permite señalar de manera muy visual si el proyecto es rentable o aspira a serlo. Aquí se estudian variables como el número de clientes necesarios para generar beneficios, dónde hay que establecer el punto de equilibrio y qué coste tienen que tener los productos y servicios ofrecidos.

Recursos clave

Otro elemento importante dentro del bloque interno son los recursos con los que cuenta la organización. De ella forman parte tanto los recursos financieros y monetarios como los humanos, materiales y físicos. Todo el conocimiento que atesora una empresa y sus propias herramientas básicas para su productividad: activos, equipos comerciales, empleados, marcas, certificaciones, patentes… forman parte de los recursos. Lo ideal es sacar el máximo partido de ellos para impulsar los beneficios empresariales.

Actividades clave

El término de actividades clave hace referencia al modo en que se entrega la propuesta de valor a los clientes. La venta de productos de ferretería es una actividad clave, pero también lo es la elaboración de contenidos en redes sociales, o impartir vídeos tutoriales en plataformas.

Por tanto, aquí no solo se busca producir, sino que hay que ser resolutivos, para resultar atractivos de cara a los clientes. Si una organización tiene claro qué vende o qué ofrece, pero no acierta en el canal o no se muestra diferencial frente a la competencia, posiblemente no alcance los objetivos deseados.

Aliados clave

Aliados o asociaciones clave. Son todos aquellos partners o colaboradores que hacen crecer a la empresa. Si se definen bien los objetivos de crecimiento y se sondea el mercado en búsqueda de socios con buena reputación y experiencia, se puede lograr una relación simbiótica y productiva para ambas partes.

Estructura de costes

El último punto relevante en el sistema canvas es conocer cuáles son los costes fijos y variables que tiene toda empresa. Ya con el flujo de ingresos avanzábamos este importante aspecto.

Deberás conocer en todo momento los recursos más costosos o qué actividades clave puedes modificar para reducir los costes, entre otras cuestiones. Lo ideal es que sepas a partir de qué momento sobrepasas el punto de equilibrio, es decir, cuándo los ingresos ya sirven para generar beneficios y no solo para costear el propio funcionamiento de la empresa.

El sistema Canvas pone negro sobre blanco cuáles son los objetivos que tiene cualquier empresa o proyecto de emprendimiento y cómo llegar a la resolución final de ellos. Y todo acudiendo a una herramienta visual y de fácil comprensión.