Ir al contenido

¿Qué es el Pensamiento Crítico y cómo desarrollarlo?

Podemos definir el pensamiento crítico como la capacidad del ser humano para no asumir ciegamente todos los postulados que se le proponen. Consiste en poner en duda las afirmaciones que suelen ser aceptadas como verdades absolutas por el grueso de la sociedad o por determinados colectivos.

Paralelamente, a este espíritu crítico le acompaña la voluntad de profundizar sobre dichas afirmaciones y establecer un criterio propio antes de asumirlas y, lógicamente, refutarlas con argumentos de peso.

Suscribirse
que es pensamiento critico

El valor del pensamiento crítico en la sociedad actual

Se dice que vivimos en la «era de la información», pero esta frase bien se podría enunciar justo al contrario. A la gran cantidad de dogmas que son asumidos (y, en ocasiones, impuestos) por numerosos colectivos hay que sumar la proliferación de las noticias falsas, que solo contribuyen a la «desinformación», es decir, a que los individuos desarrollen un criterio propio basado en argumentos de escaso o nulo rigor.

El pensamiento crítico supone, por un lado, adoptar una postura escéptica ante los axiomas que se asumen como ciertos sin discusión y, por otro lado, someter a juicio aquellos postulados que, si bien todavía no se han convertido en dogmas, son cada vez más extendidos y aceptados por la sociedad o parte de ella.

No conviene reducir el pensamiento crítico a la tendencia a llevar sistemáticamente la contraria a todas las personas; más bien consiste en una forma de evaluar objetivamente la realidad que nos rodea en forma de afirmaciones o postulados.

Por lo tanto, el pensamiento crítico se construye sobre la premisa de llegar a la postura más razonable y justificada sobre algún tema concreto. Se requieren grandes dosis de inteligencia y conocimiento para identificar fuentes fiables, así como no dejarse llevar por la subjetividad a la hora de desarrollar o analizar razonamientos.

¿Quieres trabajar en una empresa donde se desarrolla el pensamiento crítico? Trabaja en NODRIZA tech

¿Para qué sirve el pensamiento crítico? Ventajas

El pensamiento crítico es la antesala de la autonomía y el crecimiento personal: aplicarlo en el día a día nos blinda frente a afirmaciones de dudosa coherencia o exactitud y aparentemente irrefutables para la mayoría.

El hecho de acostumbrarnos a llegar hasta el fondo de las cuestiones nos ayudará a tomar mejores decisiones en la vida o el trabajo, a enfocar los problemas con más objetividad y a ser más felices.

Adicionalmente, si sabemos distinguir la información fidedigna de la falsa y dudamos de dogmas o axiomas, evitaremos condicionar nuestro pensamiento con posibles prejuicios o sesgos.

Claridad

Si un postulado no es claro o es ambiguo, es imposible determinar si es cierto o falso. La premisa de objetividad, por lo tanto, no podría cumplirse y sería imposible juzgarlo objetivamente. Para obtener esta claridad conviene hacer preguntas como:

  • ¿Me puedes poner un ejemplo?
  • ¿Podrías intentar expresarlo de otra forma?

Veracidad

El postulado debe ser lo más veraz posible: podemos encontrarnos ante multitud de afirmaciones que, pese a haber sido enunciadas con claridad, no se ajustan a la realidad, son ambiguas o se nutren de alguna falacia. Interesarse por la veracidad implica preguntar:

  • ¿De qué fuente procede esa información?
  • ¿Puedes darme alguna prueba?

Precisión

Una afirmación puede expresarse con claridad y puede ser verdadera, pero no por ello necesariamente será precisa o exacta. Cuando nos encontremos ante afirmaciones imprecisas, aunque procedan de fuentes fiables, podemos preguntar:

  • ¿Puedes ser más específico?
  • ¿Puedes darme más detalles?

Pertinencia

Un postulado o afirmación debe ajustarse al tema sobre el cual se debate, aunque sea preciso, veraz y claro. Si no guarda relación con el asunto a tratar, tampoco se podrá enjuiciar con objetividad. Para distinguir estos postulados conviene hacer preguntas como:

  • ¿Qué tiene que ver esa afirmación con lo que hablamos?
  • ¿Cómo se conecta con el asunto que tratamos?

Profundidad

Aunque la afirmación guarde relación con el tema, sea precisa y fiable y esté enunciada con claridad, puede ser excesivamente superficial o genérica y, por lo tanto, no sería útil. Esto se puede averiguar si preguntas:

  • ¿Puedes darme más argumentos?
  • ¿La respuesta recogería la complejidad de la pregunta?

Amplitud

Las afirmaciones profundas, pertinentes, precisas, veraces y claras pueden estar sesgadas por un único punto de vista y no recoger la amplitud de perspectivas que admitirán. En este sentido convendría preguntar:

  • ¿Se puede considerar otro punto de vista?
  • ¿Existe otro modo de abordar el problema?

Lógica

Cuando una afirmación es amplia, profunda, pertinente, precisa, veraz y clara, es necesario dirimir también si es coherente o no, porque el enunciado o postulado puede contener puntos contradictorios que contravengan la lógica. Puede averiguarse si preguntas:

  • ¿Esa es realmente la conclusión a la que se llega?
  • ¿De verdad tiene lógica esta afirmación?