Ir al contenido

La importancia del feedback para el éxito de una empresa

La comunicación en la empresa es una de las partes más importantes para mejorar el funcionamiento de esta. Esta comunicación puede ser interna, si se trata a nivel de empleados y externa cuando se trata del cliente. Independientemente del tipo de comunicación que se trate esta cuenta con algo en común, la importancia que tiene un buen feedback.

Suscribirme
que es feedback

¿Qué es el feedback y para qué sirve?

Para ponernos en situación, el feedback se define en español como retroalimentación. Básicamente se trata del acto de ofrecer información que sirva para medir los resultados de una actividad en concreto. Por ejemplo, a nivel empresarial se valora mucho el feedback de los clientes, ya que, gracias al feedback, podemos saber si el producto o servicio ha funcionado en el mercado y así tomar decisiones más acertadas.

Además del feedback externo también contamos con el feedback interno, que es lo que vamos a trabajar en este artículo. Como puedes imaginar, el feedback interno lo que va a poner de manifiesto en la empresa es la opinión de los trabajadores. Este feedback puede ir referido a las condiciones de los trabajadores en su puesto de trabajo, el salario, lo bien que se llevan con los compañeros, el liderazgo… básicamente, toda una serie de opiniones que tienen como propósito poder mejorar empresa y así aumentar la productividad de esta.

¿Cómo mejora el feedback trabajo en equipo?

La clave para entender mejor la importancia del feedback en la empresa es saber como mejora el trabajo en equipo.

Un buen feedback dentro de un equipo de trabajo es de gran utilidad para los líderes o los jefes del equipo. El éxito de cualquier grupo de trabajo depende en una gran medida de que el líder conozca y sea capaz de sacar el máximo de sus trabajadores. De esta forma, saber de primera mano lo que piensan o cómo se sienten ayudará a conseguir esos objetivos de una forma mucho más sencilla.

Gracias a este feedback se consigue una actitud mucho más proactiva. Con esto queremos decir que es importante que, si un trabajador piensa que pudiera desempeñar mejor su trabajo, ya sea cambiando la técnica, el programa o cualquier otro tipo de situación, simplemente lo reporte al líder de equipo.

Está claro que, si las cosas se están haciendo mal, el líder no es consciente de ello y no se comunica estaremos perdiendo producción. Una producción que será difícil de detectar y que no se hubiera resentido si se hubieran dicho las cosas a tiempo.

De este motivo anterior deriva otra de las formas con las que se puede mejorar el trabajo, acabar con los problemas a tiempo. Si hay un roce entre dos compañeros de trabajo o algo no funciona bien, es importante reportarlo y tratar de solucionar el problema antes de que este se haga más grande en silencio y acabe por no tener remedio con el paso del tiempo.

Con el feedback podemos corregir actitudes o procedimientos cuando realmente sea necesario, lo que supone una solución para todos al mejorar ostensiblemente el entorno de trabajo.

¿Cómo dar y recibir buen feedback laboral?

Para que el feedback pueda ser provechoso para la empresa es tan importante saber darlo como recibirlo. Vamos a ver una serie de consejos con los que podrás mejorar este feedback laboral.

En primer lugar, recomendamos que la comunicación sea horizontal. Una conversación es vertical cuando está siendo llevada a cabo por trabajadores que cuentan con puestos de diferentes jerarquías. De esta forma, la comunicación es vertical descendiente cuando se trata de un jefe a sus trabajadores. Para lograr un buen feedback y que este sea efectivo se debe de colaborar entre todas las partes del equipo de trabajo.

Es importante aliviar el aspecto jerárquico de las relaciones y mostrar una actitud positiva de cara a tratar de entender las peticiones de los trabajadores. Si la conversación es horizontal esta va a ser mucho más colaborativa, sincera y productiva. Trata a tus trabajadores por iguales y tendrás un mayor conocimiento de su desempeño en la empresa.

Otro aspecto importante es que el lenguaje sea claro. A la hora de comunicar es importante dejar las cosas claras. Es importante matizar también que ser claro no dista de ser amable, es decir, puedes decir las cosas claras y criticar aquello que sea criticable, pero nunca hay que perder las formas ni la compostura. El respecto es fundamental para el buen hacer en el trabajo. Procura buscar un lenguaje que motive y no que castigue. Así mismo, es importante también destacar los logros y saber elogiar cuando se debe.

Saber escuchar es tan importante como saber expresarse. Cuando un trabajador te esté proporcionando su feedback es importante mantener una escucha activa y una actitud positiva ante su preocupación. Participa preguntando lo que no sepas y agradece el esfuerzo mostrado por comunicar la situación. De esta forma serás mucho más accesible y los trabajadores te podrán presentar su feedback de una forma mucho más sincera y con un mayor agrado.

Finalmente, es importante dar continuidad a la idea. De nada servirá si nos han dicho como podemos mejorar si no ponemos en práctica la idea o, por lo menos, llevamos a cabo un seguimiento que posibilite la mejora. En este caso el feedback sería un primer acercamiento de cara a conseguir diferentes acuerdos que, con el tiempo, pueden ir perfeccionándose o variando hacia una idea mejor.

La opinión de tus trabajadores es importante ya que son ellos los que conocen de primera mano el funcionamiento de la empresa. A veces los directivos se encuentran tan absortos en sus asuntos que se les escapan algunos de los aspectos más cotidianos de la empresa. Precisamente por este motivo hay que poner tanto énfasis en este feedback por parte de los equipos de trabajo para conseguir que la empresa sea mucho más productiva desde su núcleo de trabajo. Tan solo estableciendo unos fuertes pilares será posible mejorar el negocio y esto es algo que se puede poner en práctica sin problemas teniendo en cuenta dicho feedback positivo.