Ir al contenido

¿Cuáles son las fases en la creación de una startup?

Si piensas en crear una startup, has tenido una buena idea. En el último año, según un estudio realizado por Informa D&B, España ha alcanzado la interesante cifra de 23.000 startups, el 5% de todas las empresas creadas entre 2015 y 2020, con una facturación un 21% más elevada que la media española.

Tras estas cifras impresionantes late mucha estrategia, planificación y esfuerzo por parte de verdaderos emprendedores que aman lo que hacen.

¿Quieres replicar su éxito? Comienza por seguir estas fases de creación de una startup para empezar con buen pie.

fases de una startup

Fase pre-semilla (Pre-Seed)

En cualquier proyecto es importante que analices todos los aspectos, testees la idea de negocio y sepas si hay demanda en el mercado.

Precisamente en esta primera fase es donde está la clave para saber si la startup podrá convertirse en algo más o se quedará simplemente en una buena idea.

Puntos de dolor

Debemos mencionar en este momento un concepto procedente del mundo del marketing y las ventas, los puntos de dolor.

Los puntos de dolor son esos problemas que soluciona el producto o servicio de la startup. Es más, no debes analizar únicamente si hay una necesidad a cubrir, además tienes que evaluar el coste de oportunidad, así como alternativas a tu idea y competidores actuales.

Para sintetizar todos estos aspectos, la fase pre-semilla debe responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Mi idea de producto o servicio existe ya en el mercado? ¿Cuántos competidores hay y quiénes son? No tendrás la misma cuota de mercado potencial si eres el primero (iPad) que si ya existe en el mercado un producto al que vas a hacer la competencia.
  • ¿Mi producto o servicio es una respuesta real a un problema existente? De la respuesta a esta pregunta dependen muchas cosas, como el público objetivo, ya que no es lo mismo fabricar un producto aspiracional que uno que cubre una necesidad básica.

Fase semilla (Seed)

Ya tienes tu idea. Has investigado el mercado y tienes entre tus manos un producto o servicio que puede tener recorrido.

En la fase semilla, es momento de testar el modelo de negocio y de buscar financiación. Vas a tomar decisiones rápidas e importantes, así que procura no perderte nada.

Testar el modelo de negocio

En esta fase decides cómo harás llegar tu producto al mercado. ¿Será mediante una suscripción mensual a cambio de un producto o servicio? ¿Será mediante un pago único?

También en esta fase comienzas a dar tus primeros pasos en torno a tu producto, especialmente si es algo tangencial que debes desarrollar para colocar en el mercado.

Es el momento de los prototipos, las pruebas y los errores. No te preocupes por crear un producto funcional, simplemente preocúpate de que sea viable.

La financiación en la fase semilla

En lo que se refiere a la financiación, en esta etapa tienen mucha relevancia los recursos personales de los emprendedores como capital inicial, así como ayudas públicas, business angels o las incubadoras para recaudar fondos para este tipo de proyectos.

Fase de crecimiento (Growth Stage)

En esta fase tu startup está funcionando plenamente. Creces tanto en número de clientes nuevos como en facturación. 

Sin embargo, se trata de una de las fases con más riesgo, porque prima la rentabilidad. El equipo se hace más grande y por tanto los costes estructurales son más elevados, por lo que el riesgo aumenta.

No caigas en la tentación de pensar que esta es una fase dulce donde solo tienes que ver crecer tu negocio, la posibilidad de fallo es real y es alta. Tu producto no tiene por qué quedarse estático, puede seguir evolucionando con la información que recopiles.

En cuanto a la financiación, también es un punto clave a tener en cuenta en esta fase. El Capital Riesgo entra en juego, así como otros modelos de financiación, como los Private Equity, empresas o instituciones que invierten en startups con alto potencial a cambio del control de un porcentaje de la empresa o de las acciones de la misma.

Fase de expansión

Cuando las cosas van bien, es hora de que pienses en ampliar. En esta fase, tu startup se convierte en una scaleup, un modelo de negocio contrastado que se plantea objetivos más ambiciosos, como la internacionalización o la expansión a otros sectores del mercado.

La idea es dar continuidad al negocio, convertirlo en motor de crecimiento y hacerla más fuerte frente a los cambios del mercado de las coyunturas tanto internas como externas.

No pienses únicamente en nuevos mercados internacionales, piensa en aquellos nuevos servicios o productos que puedes poner en marcha bajo el paraguas de la misma solución.

La financiación en la fase de expansión

En este momento también es posible incorporar financiación externa, aunque puede ser en forma de acuerdos con grandes empresas que ofrezcan tanto apoyo económico como soporte y logístico para hacer que la startup avance hacia nuevos retos empresariales.

Iniciar una startup tiene mucho de innovación, pasión y horas de trabajo, pero también mucho de b. Ahora que tienes claro cómo fundar una startup, dinos, ¿qué idea vas a lanzar al mundo? Nos encantaría conocerla, te esperamos en los comentarios.

¿Tienes una startup pero no logras el impulso ni la financiación que necesitas? En NODRIZA tech somos un venture builder y buscamos los mejores proyectos para impulsarlos en el mercado y hacerlos triunfar. Si encajas con nuestro modelo contacta con nosotros ahora mismo.